BDSM-Fetish

Dentro del BDSM podemos encontrar diferentes disciplinas: Bondage, Dominación-Sumisión, Sadismo-Masoquismo.

En esta sección encontrarás los mejores productos para poder disfrutar de cada una de estas prácticas con total seguridad. ¡Céntrate solo en tu placer!

La definición de BDSM pasa por la definición de los términos que lo componen: un conjunto de disciplinas que engloban una serie de prácticas relacionadas entre sí. Por lo tanto, para definir el BDSM, debemos definir cada una de las prácticas que incluye.

A la hora de practicar BDSM, es importante saber que todas las prácticas de esta disciplina deben ser consensuadas por ambas partes. Además, el objetivo de cualquiera de estas disciplinas es el placer de las dos partes de la pareja, por ello es clave poner límites en este tipo de relaciones. Si no hay consenso, se acaba la relación. Así que, si alguna vez te ha interesado el BDSM y quieres adentrarte en este mundo lleno de placer, ¡sigue leyendo!

Bondage

El bondage es un término de origen inglés, que significa esclavitud. Es una práctica erótica basada en la inmovilización del cuerpo de una persona, que suele realizarse mediante ataduras, como cuerdas, esposas o similares. Lo excitante del bondage es que se potencian los sentidos que no están siendo privados.

Dominación

La dominación supone una definición de roles. En una relación de dominación, es la persona dominante quien tiene el control sobre la sumisa, quien debe obedecer y dejarse someter. Para que esta práctica sea llevada a cabo, debe existir un consenso entre ambas partes, y debe haber habido una definición de los límites de cada uno.

Sumisión

La sumisión es la parte contraria a la dominación: son dos posiciones complementarias, puesto que la una no existe sin la otra. La parte sumisa es quien se subordina a la parte dominante, debe dejarse hacer y obedecer, y acatar los deseos y voluntad de quien domina. Es aquí donde deben ponerse los límites y establecer las reglas que harán que la relación sexual sea plena para ambas partes.

Sadismo y masoquismo

El sadismo y el masoquismo son dos prácticas contrapuestas y dependientes, que forman parte de una relación erótica y sexual muy definida. En este tipo de relación, una de las dos partes obtiene placer infringiendo dolor o incomodidad, y la otra se deleita en el dolor físico o en la humillación que la otra persona le profiere. Como en cualquiera de las prácticas que hemos mencionado anteriormente, el sadismo y el masoquismo se llevan a cabo dentro de una relación consentida y consensuada.

Los mejores accesorios BDSM

Existen muchos juguetes sexuales en el mercado que podemos utilizar para el BDSM, ya que es una práctica que, como hemos visto, la conforman muchas otras. Podemos encontrar diferentes productos para practicar BDSM. Algunos de estos accesorios son elementos para inmovilizar, azotadores, productos fetish, vibradores y succionadores, juguetes anales, cuerdas, lencería y otros complementos.

Sin duda, los mejores complementos son ganas, confianza, imaginación y una mente abierta y dispuesta a aprender y disfrutar de nuevas experiencias.

Descubre en esta página de PolvoyPaja los diferentes tipos de productos para probar esta práctica de BDSM, liberarte y disfrutar de una experiencia nueva.

Abrir chat