Todo acerca de los Columpios Sexuales

Y si en algo se puede dar literalmente una vuelta de tuerca es con un columpio sexual.

Está claro que el principal enemigo de cualquier pareja es el aburrimiento en el sexo. La rutina puede terminar muy fácilmente con una relación que se las prometía muy felices por lo que, cada vez más parejas buscan maneras de evitar que eso les alcance.

Uno de los juegos con los que se puede experimentar y que permite innumerables posturas y sensaciones, es el columpio sexual. Al fin y al cabo nunca abandonamos del todo, aquellos niños y niñas que un día fuimos.

 

¿Qué es un columpio sexual?

 

Los columpios sexuales son artilugios pensados para soportar el peso de dos personas en el aire. Para ello, deben contar con sujeción aérea para posibilitar que los movimientos y los juegos se puedan desarrollar sin preocuparse nada más que por el placer de la pareja y el propio.

 

Cambiar la perspectiva

 

Precisamente es de lo que se trata. La perspectiva con la que observamos a nuestra pareja o la nuestra propia cuando estamos gozando del sexo. El ángulo desde el que estamos habituados a situarnos, está en constante movimiento y eso es algo que nos da múltiples opciones en el juego sexual.

La emoción y la diversión se ponen a nuestro servicio.

 

 Tipos de columpios

 

Lo primero que debemos hacer a la hora de elegir un columpio sexual es pensar en las posibilidades con las que contamos y para ello, empecemos por conocer los diferentes tipos de columpios que se nos ofrecen en el mercado.

 

Columpios colgados del techo

 

Este modelo de columpio está diseñado para colgar del techo mediante un enganche giratorio para permitir mayor movimiento. Para instalarlo tenemos que tener en cuenta el sitio donde lo podamos hacer. A ser posible, ha de estar fijado a una viga o a una superficie que vaya a resistir nuestro peso con garantías.

 

Columpios con sujeción en la puerta

 

Estos columpios no requieren instalación concreta puesto que se sujetan a una puerta mediante unas cintas. Muy fáciles de colocar y más económicos que el resto, nos permiten disfrutar de su utilización en cualquier parte, aunque por sus características limitan un poco la movilidad. No obstante, son la solución ideal si no queremos liarnos con instalaciones más complejas.

 

Columpios con soporte

 

Por medio de un soporte que se puede montar y desmontar, estos columpios no requieren otro tipo de montaje que el propio del mismo soporte. Hay que saber que necesitan una habitación con suficiente espacio debido a sus dimensiones.

 

La seguridad importa

 

Para que el juego sea placentero y plácido a la vez, es preciso atender a las indicaciones de instalación y montaje además de la cantidad de peso que pueden soportar. Al elegir un columpio sexual, hemos de tener en cuenta este factor para poder disfrutarlo con total seguridad y tranquilidad.

 

A tener en cuenta

 

Es por ello que debemos tener en cuenta tanto el sitio donde lo queremos instalar como las medidas a contemplar como paso previo a nuestra elección.

 

Posiciones en el columpio sexual

 

Una vez atendidos los detalles logísticos y tengamos el columpio, no nos queda más que apartar cualquier tipo de prejuicio que podamos tener y dejar que la imaginación se apodere de nosotros. No obstante, dejaremos unas cuantas posibilidades que nos ofrecen los columpios sexuales para que podamos sacarles el mejor partido posible.

 

Columpio y cunnilingus

 

Esta es una postura con la que se pueden alcanzar altas dosis de placer. Consiste en que ella se siente en el columpio y la pareja, arrodillada con la cabeza a la altura de su sexo saque a relucir todas sus habilidades con la lengua.

 

Felación con el balanceo

 

Siguiendo el mismo principio, él se sienta y se dispone a recibir el placer de una felación en movimiento. Quien practica la felación puede controlar también el leve balanceo del columpio llevando así, el control y el ritmo del momento.

 

El perrito volador

 

Uno de los dos miembros de la pareja se sitúa boca abajo con la inclinación que considere más conveniente mientras la otra persona penetra desde atrás en una postura muy adecuada para que ésta sea más profunda y placentera para ambos.

 

De espaldas

 

Ella se coloca de espaldas y él la penetra controlando el movimiento. Las sensaciones son mucho más interesantes que si se realiza en un suelo firme.

 

El misionero columpiándose

 

Con esta postura que en una cama sería algo tradicional, disfrutamos de otra perspectiva y sobre todo de una mayor penetración con el placer que ello implica.

 

Cara a cara

 

Como si estuviéramos sentados en una silla uno frente al otro, el columpio sexual permite que esta posición sea mucho más divertida y placentera. Ella puede controlar muy bien la penetración sujetándose al arnés con las manos y estando los dos a la misma altura, las sensaciones se multiplican.

 

Un 69 original en horizontal o en vertical

 

Las posibilidades del columpio son infinitas. Podemos disfrutar de un maravilloso 69 con uno de los dos, boca arriba y el otro, boca abajo en horizontal pero, si lo queremos complicar un poco más, lo podemos hacer el vertical. ¿De qué otra manera podríamos gozar de una postura tan original y placentera?

 

Paracaídas

 

Ella se coloca boca abajo con las extremidades abiertas, como si estuviera saltando en paracaídas y él la penetra desde atrás. Esta postura permite también otras posibilidades como la felación, etc.

 

El aterrizaje

 

Y como si de tomar tierra se tratase, uno se colca tumbado en el suelo mientras que la otra persona colocada encima, aterriza sobre la pareja.

 

Columpios sexuales y BDSM

 

Como vemos, las posibilidades son infinitas. Si el columpio cuenta con soporte para los pies, se puede utilizar en los juegos que implican otras prácticas como el Bondage.

Es algo normal dentro de este tipo de juegos, atar a la otra persona y fijar roles en los que una somete a la otra mediante la ayuda de elementos propios del BDSM. Fustas, látigos, cuerdas, son algo común en ello y el columpio incorpora un elemento más de diversión.

 

¿Quién dijo rutina?

 

Está claro que quien se aburre es porque no ha probado cosas nuevas. La curiosidad es la mejor aliada cuando del juego sexual se trata. La finalidad de los juguetes sexuales no es otra que la de aportar a nuestras vidas elementos con los que poder disfrutar con naturalidad y diversión de los placeres que tenemos a nuestro alcance.

 

Si quieres conocer más juguetes y accesorios sexuales para disfrutar de tus relaciones, haz clic aquí para ver nuestro catálogo completo.

.

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos sigues?

Últimos artículos

Todas las actualizaciones

Suscríbete a nuestra Newsletter

Sin spam, notificaciones solo sobre nuevos productos, actualizaciones.

Abrir chat