Seguridad practicando bondage

Seguridad en la práctica del Bondage. Normas básicas que te ayudarán a disfrutar más

Dentro del Bdsm conviven una amplia variedad de posibles experiencias y preferencias.

Lo que hace sólo unos años era considerado incluso como una patología, ha ido ganando adeptos que disfrutan mucho con sus prácticas y que además, han conseguido cambiar la imagen que, de una persona atada y sometida se podía tener.

En cuanto al Bondage, no hay duda de la plasticidad artística que contienen alguna de las imágenes que podemos ver si buscamos un poco. A lo que hay que añadir la inherente excitación que provoca en nuestra imaginación, la idea de alguien sometido a nuestros deseos y completamente inmóvil o, nosotros mismos siendo privados del movimiento, abandonando nuestra propia voluntad en otras manos.

Lo que pretendemos con este artículo, es introducirnos en la práctica del Bondage teniendo en cuenta las principales normas que han de ser contempladas antes y durante nuestras sesiones, incidiendo en la seguridad.

Para poder disfrutar de una experiencia satisfactoria, que deje en nosotros un agradable recuerdo y ganas de repetir, hemos de asegurarnos de tener en cuenta unas reglas básicas.

 

Reglas básicas para disfrutar del bondage

 

Aquí van las principales reglas que debes tener en cuenta para disfrutar con tu pareja.

 

#1 – Consentimiento mutuo y confianza

 

Por supuesto, lo más importante es que exista consentimiento mutuo y confianza en la otra persona. Debemos tener en cuenta que quien nos vaya a someter sea de nuestra máxima confianza y que esté en todo momento pendiente de nuestras reacciones.

 

#2 – Palabras de seguridad

 

En el juego de las ataduras y la inmovilización se utilizan algunas palabras de seguridad que, tienen como objetivo reducir las pulsaciones y dar un paso atrás o parar si es necesario.

Estas palabras deben ser consensuadas antes del inicio de la sesión. Lo ideal es que sean palabras que no vayamos a utilizar en la práctica habitual para que sean fácilmente identificables.

Podemos utilizar una para comunicar que no estamos del todo cómodos y que se reduzca la presión, otra para detener la sesión si consideramos que algo no va bien o simplemente nos queremos echar atrás.

 

#3 – Leves toques

 

Como modo de testear que todo transcurra de la mejor manera, es bueno que la persona dominante realice de vez en cuando un leve toque a la persona sometida y si ésta responde afirmativamente o con otro toque igual, podemos continuar.

 

#4 – Material para cortar cuerdas rápidamente

 

Conviene tener a mano instrumentos que faciliten en un momento determinado cortar las cuerdas de la manera más rápida y segura. Por ejemplo, unas tijeras quirúrgicas.

 

#5 – Ataduras bien hechas

 

Las ataduras deben cumplir con su misión de inmovilizar pero no pueden cortar la circulación de la sangre o provocar lesiones. Sin duda, al utilizar cuerdas, siempre puede quedar una pequeña marca que se irá una vez dejemos de estar atados pero, de ahí no se puede pasar.

Para ello, es aconsejable ir practicando poco a poco y realizar sesiones que duren unos pocos minutos para que vayamos aprendiendo a hacerlo con la mayor seguridad. Por supuesto, los nudos corredizos o que puedan resbalar, están descartados.

 

#6 – Paciencia

 

La paciencia es la cualidad más apreciada y mejor valorada en casi todas las cosas, así que en lo que al Bondage se refiere, todavía con mayor importancia.

Hay que aprender a hacer los nudos, a aplicar la presión necesaria y a ser ágil si la situación lo requiere. Motivo por el que el refrán “ve despacio que llevo prisa” encuentra aquí su mejor explicación.

 

#7 – No intentar pasar a un nivel mayor demasiado pronto

 

No pretendemos emular a los profesionales que podemos ver por ejemplo, en redes sociales. Cuando nosotros vemos algo, una imagen, un vídeo, asistimos al final de una preparación minuciosa y detallada. Para alcanzar ese nivel han dedicado mucho tiempo y si somos neófitos, nos remitiremos con toda nuestra paciencia al punto anterior.

 

#8 – Comunicación

 

La comunicación cobra un papel básico en estos juegos. Ya sea mediante las palabras de seguridad o con un simple gesto, iremos comprobando que la sesión se desarrolla con normalidad.

 

#9 – Disfrutar

 

Una vez tenidas en cuenta estas normas de seguridad, no hemos de olvidar a qué hemos venido, que no es a otra cosa que a disfrutar y a vivir nuevas y gratificantes experiencias.

 

Esperamos que esta guía sobre cómo practicar bondage de manera segura te ayude a disfrutar más aún del sexo y de la relación de pareja. Y por supuesto, en depolvoypaja.com tenemos un montón de ideas para disfrutar de esta práctica. Puedes ver nuestro catálogo BDSM-Fetish aquí.

.

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Nos sigues?

Últimos artículos

Todas las actualizaciones

Suscríbete a nuestra Newsletter

Sin spam, notificaciones solo sobre nuevos productos, actualizaciones.

Abrir chat